lunes, noviembre 13, 2006

La manipulación del dolor

En clave del florentino Nicolás Maquiavelo el Poder Ejecutivo provincial pugna por consolidar, conservar y acrecentar todo factor de poder. No respeta la tríada de poderes. Tampoco vela por el resguardo de las funciones privativas del poder judicial y legislativo. Lisa y llanamente los aprieta.
Al legislativo le hizo espionaje. A los jueces independientes les echó. Sin embargo, hay un lugar donde el Ejecutivo nunca pudo ganar la pulseada. Se trata de la secretaría electoral, a cargo de Eduardo Bonetto, que funciona según el Código Electoral en el ámbito del juzgado Federal en lo Criminal y Correccional, cuyo titular en Posadas es Claudio Ramón Chávez.
El objetivo del gobierno provincial es hacerse de la justicia electoral para obtener su complicidad a la hora de los votos. Quieren mover al titular de ese juzgado debido a que él fue designado durante el primer mandato de Ramón Puerta. El nombramiento fue en el año 1994. El actual gobierno acusa de puertista a Chávez.
Para desestabilizar al juez utilizan y manipulan al dolor de los familiares de los gendarmes Antúnez y Aranda fallecidos en las aguas del río Paraná, en septiembre de 2001.
Luego de los trámites administrativos el Estado nacional liquidó el resarcimiento de los efectivos muertos en cumplimiento del deber. El padecimiento por la pérdida de un ser querido fue manipulado en pos de conveniencias políticas de funcionarios que maquiavélicamente empeñaron su honorabilidad en investigar el hecho hasta las últimas consecuencias.
Los empellones acometidos al juez Chávez fueron muchos y bien groseros. El juez investigó la causa hasta que se inhibió ofuscado y tras declarar a El Territorio “señores están en frente de alguien que no está entongado con nadie”.
Uno de los acometimientos fue la falsa imputación de sectores de poder afines al gobierno de que los gendarmes fueron asesinados. Por aquel entonces, la causa se investigaba como muerte dudosa.
Cuando Chávez ordenó el archivo de la causa le iniciaron una investigación para determinar si obró de mala fe. Se demostró que no fue así.
A más de nueve meses del cambio de carátula y con la inhibición del juez original de la causa todavía no se gestó ninguna detención, ni hubo avances significativos. Incluso más, trascendió que la solicitud de una segunda autopsia a los cadáveres fue denegada, razón por la cual el caso estaría investigándose por dice qué, por versiones.
Uno de esas versiones fue la de los pescadores Bondarchuk (padre e hijo), quienes aseguraron ver movimientos extraños cuando ocurrió el episodio letal. Sin embargo, la investigación de la Justicia determinó que ellos no estuvieron cerca del lugar de los hechos a la hora en que dijeron estar.
Otro análogo antecedente es el de Bondarchuk hijo, quien aseguró ver una oscura transacción realizada por presuntas personas vestidas de verde debajo del puente. Luego de la investigación de la GN y de la Justicia se determinó que en los dichos del muchacho había indicios más que suficientes para descartarlos por inverosímiles.
En la actualidad el juez José Luis Casals, titular del juzgado Federal en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo, investiga el caso como presunto homicidio.
En su momento, circuló fuerte el rumor de que el juez Casals, en función del Frente Renovador, se vio obligado a aceptar el cambio de carátula tal vez por la ambición de ocupar el lugar de Chávez.
También sonó con inusitado timbre la versión de que la remisión al archivo de la causa fue denegada a instancias de la camarista Tyden de Skanata, debido a las estrechas conexiones que ella tuvo en agosto de 2005 con la renovación. Con el valor agregado de que la jueza estaba motivada por un ascenso a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
El fallecimiento de Antúnez y Aranda ocurrió el 19 de septiembre de 2001. Esa vez, cuestionaron si hubo una cadena de negligencias que haya gravitado negativamente en la determinación de las causales del deceso de los gendarmes. No obstante, de la causa se desprende que hasta ahora no hay ningún funcionario acusado de encubrimiento.
En la actualidad, a cinco años del hecho, poco se puede hacer por la Justicia del caso. Dar a cada uno lo que le corresponde pareciera una remisnicencia. Y tras la remisión a archivo de la causa los factores judiciales adictos al poder provincial utilizaron el dolor de las familias para el desplazamiento del juez primigenio de la causa.
Todo se motivó por la presentación de la abogada Quiróz, quien recurrió la medida y la Cámara Federal de Apelaciones le dio lugar. Más aún, la Cámara ordenó investigar el grado de responsabilidad que tuvo el magistrado. Todo tiene un fin.
La cuestión teleológica era ganar la destitución del juez original de la causa para que tampoco maneje la cuestión electoral que, en definitiva, es el último reservorio de agua dulce en la Justicia de Misiones. Y que le queda al actual sistema republicano de gobierno de la provincia.
La manipulación de la muerte de los jóvenes centinelas de la patria es tan grosera que, el actual juez de la causa José Luis Casals, citó al comandante mayor Michellod y al comandante principal Martin para que presten declaración testimonial.
Los funcionarios estuvieron a cargo de la jefatura del Escuadrón 50 “Posadas” de GN cuando ocurrió el deceso de los gendarmes.
Evidentemente los gendarmes fueron coherentes y veraces en sus dichos ya que al estar tan ligados con la causa no son considerados, por ahora, responsables de algún ilícito.
Ambos funcionarios de la GN están lejos. Prestan servicio en la Agrupación Metropolitana de Buenos Aires, impuesta a instancias del Ministro del Interior, Aníbal Fernández, como paliativo a la escalada de inseguridad en el gran Buenos Aires.
Del por entonces jefe de la Agrupación Cuarta de la fuerza poco y nada se sabe. Lo último que trascendió fue que Julio César Oegg atraviesa un grave estado de salud. Su enfermedad quizás esté relacionada a un mal cardíaco.
En el medio de todo está el dolor de las familias de los gendarmes fallecidos. Que durante el último tiempo pareciera que poco importa. A modo de desfile patrio los tiempos electorales nacionales se acercan, a paso redoblado, y el reservorio electoral se encuentra lejos de las garras renovadoras.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal